El Estado Nacional construyó un barrio de tierra en Tucumán

El Estado Nacional construyó un barrio de tierra en Tucumán

En la localidad de Amaicha del Valle, sobre la ruta 307, el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, a través de la Secretaría de Hábitat, construyó un barrio de 24 viviendas llamado “Pachamama”.

Esta acción se dio en el marco del Subprograma Habitar Comunidad, que mejora la calidad de vida de poblaciones rurales y pueblos originarios, mediante la construcción y ampliación de viviendas (https://www.argentina.gob.ar/habitat/casapropia/habitar-comunidad/tucuman-amaicha-del-valle)

En diálogo con Canal 10 de Tucumán, uno de los arquitectos del proyecto, Luis Carlos Rodríguez comentó: “tenemos la suerte de que se pudo realizar este barrio con materiales del lugar. Actualmente hay una etapa avanzada del proyecto y en el próximo mes se comenzarán a entregar las viviendas y se está proyectando la ampliación del barrio con 24 nuevas casas. Dentro de los puntos destacables de este proyecto se puede mencionar que además de los materiales naturales, se formó y empleó mano de obra local y desde el inicio se adoptaron medidas para no estropear el medio ambiente, por ejemplo, se consideró la implantación de las viviendas para no tener que talar los algarrobos y cardones del lugar, creando desde el inicio una trama orgánica en donde las casas se fueron acomodando al terreno.

Respecto de los materiales naturales constructivos, se empleó madera, piedra, tierra y áridos. La técnica predominante fue el adobe y mezcla de asiento de barro, también se utilizó piedra del lugar, piedra bola como que se saca de los ríos

y piedra laja que se usó en terminaciones de pisos.

Otro de los aspectos sustentables del proyecto es que en estas viviendas se buscó generar ahorro energético y que sean amigables con el medio ambiente, para esto, todas las viviendas cuentan con termotanque solar y biodigestor. La idea es contaminar lo menos posible el suelo y generar conciencia en el uso de la energía. 

En cuanto a la economía, el adobe tiene una inercia térmica mayor que otros materiales y eso logra que las casas sean térmicamente confortables. Además, el 70% de los revoques de las viviendas son de barro, y se aplicó una técnica que se está utilizando y en la que asesoraron investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán, coordinados por el arquitecto Guillermo Rolón, quien además fué formando a los equipos de trabajo, unos quince contratistas de la zona que fueron aprendiendo y trabajando en la ejecución de estas casas y alrededor de cien personas del lugar, también afectadas al trabajo de todas las viviendas. El impacto de esta transferencia de conocimientos se potenció ya que, las capacitaciones sobre construcción con tierra que fueron tomadas por los contratistas y operarios, y que aplicaban nuestros abuelos, fueron aplicadas en sus viviendas particulares con el agregado de sugerencias para mejorar su desempeño, por ejemplo utilizando cañas en la mezcla de asiento o el uso de ciertos espesores de muros para mejorar la respuesta sísmica y el desempeño térmico”.

Si querés ver un video del barrio Pachamama:  https://www.instagram.com/reel/Cw1Ut5EOtOg/?igshid=MTc4MmM1YmI2Ng==

Si querés ver la entrevista completa:

One comment

  1. Pingback: Bioconstrucción: otra forma de habitar para adaptarse al cambio climático desde los cimientos – Colectivo Voces Ecológicas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *